20 de noviembre de 2008

10 de noviembre de 2008

Tarjeta Amarilla

Que poco me gustan las hospitalizaciones y las cirugías, y cuando son de un ser querido menos aún.
Que poco me gusta no saber cómo ayudar a un amigo que lo necesita.
Que poco me gustan las mudanzas.
No estoy centrada. Y eso ha repercutido en mi coche otra vez, sólo que esta vez no ha sido contra una farola, sino con otro coche.
Me han sacado tarjeta amarilla. Esta vez pondré mucho más cuidado en lo que hago.


Afortunadamente el más perjudicado fue mi coche, el otro era un mercedes que casi ni se enteró.