26 de diciembre de 2006

10 de diciembre de 2006

la última ironía

La única pena que siento por la muerte de este cabrón es que no haya pisado un tribunal. Tanto dolor y sufrimiento han quedado huerfanos de una sentencia.
He recordado un post que puse hace tiempo en el blog viejo: este es mi 11 de septiembre"
En él puse lo siguiente:
"Cual es el colmo de un genocida... que lo liberen por razones humanitarias".

Pues hoy Día de los derechos Humanos, va y se muere. Es el colmo.